18 ene. 2016

Aho metakiase!!

 Foto: Amasando "Nendo dango" en la feria de Beniel

Con un poquito de retraso, sacudiéndonos todavía las legañas del mágico y vibrante 2015 que ha pasado por estos cuerpecitos, deseamos a todas y todos hij@s de la pachamama un bello y feliz 2016!!

Dando GRACIAS  por todas y cada una de las bolitas de semillas amasadas, todos los encuentros, todo el aprendizaje, todas las sorpresas que nos ha ido deparando el camino... reconociendo desde aquí especialmente a todos los mecenas que apoyaron en la exitosísima campaña de crowdfunding el octubre pasado, que están ahora como locos, esperando, "¿cuándo me llega mi libro?" ¡un poquito más de paciencia amigos, ya casi está!

En estos momentos la versión definitiva y en tapas duras de "Sembrando en el desierto", la que ha sido posible gracias a tod@s vosotr@s, se encuentra en imprenta en las últimas fases de producción. Así que ya muy prontito os lo enviaremos ha casa ¡recién salidito del horno!

...y cuando acabe el letargo invernal mediterraneo volveremos a echarnos al monte, a ver que brotes y nuevas sorpresas nos depara la explosión primaveral. Recordamos, para quien esté interesado en colaborar o participar de alguna forma en las acciones de restauración del monte, así como compartir todo tipo de feedback en relación al libro de Fukuoka, propuestas, ideas locas, arte, etc, puede escribirnos a sembrandoiberia@permacultura.sureste.org

feliz año a tod@s y como decían los abuelitos nativos de allá al otro lado del charco, ahó metakiase! (por todas nuestras relaciones!)

15 oct. 2015

¡¡¡Lo conseguimos!!!

Equipo de realización de Sembrando en el desierto en 2014 

El sueño se ha hecho realidad. Ayer 14 de octubre alcanzamos el 100% del objetivo de la campaña de micromecenazgo, gracias a 148 personas que han comprometido 4.400 euros para la financiación, GRACIAS a todos y todas!!!!!

El próximo día 29, que es cuando fijamos el final de la campaña, la plataforma de Ulule nos hará llegar el dinero para la edición definitiva del libro, que en todo este largo tiempo de espera hemos ido cuidando, mimando y mejorando.

Hasta entonces quedan 15 diítas en los que se puede seguir aportando ¡de hecho ya vamos por el 102%!, y hemos decidido emplear este dinero extra en regalarle a este libro unas buenas tapas duras, que bien se lo merece :) así que en estas dos semanas os animamos a seguir difundiendo!


Para los que os encontréis por la región de Murcia y alrededores, en el encuentro de la Red de Permacultura del Sureste Ibérico del 7 de noviembre vamos a celebrarlo con una gran fiesta sembradora, haciendo nendo dango al son mágico del grupo musical El Bosco, y así cocinando entre todos un cóctel de semillas con microbiología, arcilla, harina de roca y mucho amor, que sembraremos a lo largo de la zona de actuación en la que llevamos años trabajando, en las fincas de Jardines de Acuario y Albaricoqueros (Aledo, Sierra Espuña) ¡prontito mandaremos la convocatoria del evento!

Nuestros amigos de la banda musical El Bosco 
vienen para dar color y magia a nuestra fran fiesta sembradora



5 oct. 2015

Gene Logsdon sobre Sembrando en el desierto: "¡este libro es una bomba!"

Compartimos un sabroso comentario de Gene Logsdon (autor de los libros A Sanctuary of Trees y The Contrary Farmer), sobre la última obra de Fukuoka, Sembrando en el desierto, que estamos a un trís de publicar por primera vez en castellano gracias a vuestro apoyo ¡¡ya hemos superado el 85% de la financiación que necesitamos!! ¡¡Muchas gracias a tod@s!!

Si quieres apoyar en el empujoncito final entra en nuestra página de Ulule:  http://es.ulule.com/sembrando-en-el-desierto/

Para aportar con semillas forestales a las próximas acciones de siembra y regeneración de suelo escribe a sembrandoiberia@gmail.com

Este libro es una bomba. Olvídense del agricultor amable y reservado que aparece en "La revolución de una brizna de paja" y reemplácenlo por un ardiente revolucionario cosmopolita. Para lograr el tipo de agricultura natural que puede evitar el colapso mundial, Masanobu Fukuoka insiste sin rodeos ni pelos en la lengua que primero debemos rechazar las ideas convencionales sobre Dios, el más allá, los sistemas económicos -en especial el capitalismo-, la mayor parte del pensamiento agrícola actual incluyendo la agricultura ecológica, e incluso partes de la ciencia misma que se basan en ideas incorrectas sobre la conexión entre causa y efecto. Una vez que regresemos al modo de vida dictado por la naturaleza y no por religiones institucionales, dice, podremos aplicar sus heterodoxos métodos agrarios para hacer que los desiertos vuelvan a florecer y los campos verdes se mantengan exhuberantes sin mucho coste ni trabajo. Prepárese para desconcertarse, enojarse, sorprenderse y puede que incluso, si usted continúa leyendo hasta el final, para iluminarse e inspirarse por este innovador libro.
Gene Logsdon

19 sept. 2015

Tiempo de siembra


Arranca la campaña de crowdfunding para SEMBRANDO EN EL DESIERTO, el último libro de Masanobu Fukuoka, traducido póstumamente al inglés y ahora gracias al apoyo de mucha gente también al castellano. Este proyecto nace con la ilusión de ser mucho más que la edición de un libro. Queremos emplear la energía de este movimiento para promover acciones sembradoras y reverdecedoras de los desiertos ibéricos. Nos ha llegado el feliz tiempo de recoger el testigo de este gran maestro y sembrar en el desierto!


Sembrando en el desierto

La Península Ibérica se desertiza, al igual que gran parte del mundo. Pero la desertización no parte de la Tierra ni del cielo sino del corazón humano. La última gran obra de Fukuoka porta consigo la semilla del cambio para el lugar por donde es necesario comenzar a sembrar: la consciencia de las personas.

Con esta campaña de micromecenazgo buscamos una financiación para este proyecto en la manera que lo merece, de corazón a corazón, desde la pluralidad y participación de la gente para que cada aportación y cada semilla venga impregnada de ilusión y vida, así en la forma que lo hace la misma naturaleza de la que formamos parte, cuando despierta y reverdece.

Puedes encontrar toda la información acerca de este proyecto así como el modo de participar pinchando en este enlace. Sólamente con la difusión de este mensaje ya estás aportando una inestimable ayuda.

Agradeciendo de corazón a todas y todos por esta siembra colectiva, desde el equipo de Sembrando en el Desierto,

Abraham, Carlets, Carlos, Hanne, Jontxu

31 ago. 2014

PARIREMOS CON PLACER 2014


...y al fin llegó! Tenemos entre las manos la cuarta edición de Pariremos con placer recién salida de la imprenta, un pequeño gran librito de Casilda Rodrigáñez que va camino de convertirse en un clásico.

Llevaba agotado dos años y su demanda, lejos de disminuir seguía incrementando. Librerías, distribuidoras, personas y colectivos vienen tiempo pidiéndolo y el año pasado decidimos trabajar en una edición mejorada y revisada en colaboración con la autora. Nos hemos retrasado considerablemente con el proyecto (parece que cada vez hacemos las cosas más despacio) pero por fin está aquí, cocinadito a fuego lento!

Estatuilla de la cultura Vinca, Balcanes centrales, V milenio a.C. 

Para nosotros siempre será un libro muy especial porque nos retrotrae y reconecta con partes de nuestra naturaleza humana olvidadas en el mundo moderno y que sentimos estamos en el tiempo de rescatar.

Aportando información anatómica, fisiológica, histórica, de la sexología científica, la antropología y la arqueología, intercalando sobrecogedoras representaciones del arte figurativo prehistórico y protohistórico anterior a la irrupción del patriarcado, Casilda nos va acercando poco a poco e hipnóticamente al olvidado mundo del útero, de su importancia central en la sexualidad femenina y de las anegadas cualidades y manifestaciones naturales de ésta última, necesarias para la autorregulación del parto y el nacimiento humanos.

Estatuilla de la Cultura Halaf, Siria, VI milenio a.C.

Las imagenes son profundamente evocadoras y se nutren de un amplio abanico de hallazgos arqueológicos, entre los que cabe destacar el inmenso y valiosísimo legado de la arqueóloga Marija Gimbutas, del cual Casilda ha realizado una gran labor de difusión.

El texto principal del libro fue escrito en 2007, durante el 50º aniversario de la muerte de Wilhelm Reich, a quien la autora rinde homenaje recordando y profundizando en su teoría de la anorgonosis (desvitalización) del útero como causa del parto y el nacimiento dolorosos, en correlación directa con la rigidez psicosomática y las relaciones de violencia y sumisión.

El texto original de Pariremos con placer fue escrito en conmemoración del 50º aniversario de la muerte de Wilhelm Reich 

El librito incorpora también otros dos textos: El primero, Parto orgásmico: testimonio de mujer y explicación fisiológica, es una réplica a un artículo difundido en la prensa internacional (The Guardian, El Mundo) en el que se trataba de dar una explicación racional, dentro del paradigma convencional de la sexualidad femenina, a los partos placenteros mostrados en el documental Orgasmic Birth, the Best-kept Secret. El resultado de este artículo publicado en los grandes medios fue bastante confuso y Casilda, tratando de arrojar luz sobre el asunto, ahondó en las explicaciones sobre la fisiología del parto que econtramos en Pariremos con placer; por esta razón se decidió incluirlo en la edición de 2009.

El documental Orgasmic Birth: The Best-kept Secret contiene testimonios y grabaciones auténticas de partos orgásmicos, que desataron las más variopintas interpretaciones por parte de los "especialistas" de la prensa.

Por último, Tender la urdimbre, es un extracto de la ponencia que presentó Casilda en el I Congreso Internacional de Parto y Nacimiento en Casa que organizó la asociación Nacer en Casa en Jerez de la Frontera, en octubre de 2000. Viene acompañando al texto principal de Pariremos con placer desde su primera edición en 2007, con la intención de situar al lector en el contexto general de la obra de Casilda, que orbita en torno a la maternidad como ámbito primordial en la formación del ser humano y la cualidad de las relaciones que conforman el tejido social (ver, por ejemplo, La ruptura de la simbiosis primaria).


Cántaro micénico, islas Cícladas, II milenio a.C. (Dibujo de Eulalia Petit) 

Conpilación de enlaces:

28 jul. 2014

Sureste Ibérico en Transición

Reproducimos aquí la memoria del IV Encuentro de la Espiral, bellísimo movimiento de empoderamiento colectivo en el que hemos tenido el gran gusto de participar junto a muchos otros colectivos, proyectos, comunidades, familias y personas del Sureste Ibérico.

Sureste Ibérico en Transición
IV Encuentro de la Espiral – Ecosinuestra y abundancia
La comunicación en un círculo de la palabra:
Recuperando la dimensión comunal y la práctica colectiva

En busca de la Ecosinuestra

Lo que realmente sustenta la vida sobre este planeta está muy lejos de ser reconocido y considerado por la economía convencional de nuestros tiempos. Los suelos fértiles, las aguas limpias, la empatía y afectividad humanas, una incomensurable matriz de relaciones naturales y vivas queda fuera de sus registros, desde el más pequeño libro de contabilidad hasta los más complejos análisis e indicadores macroeconómicos. Es a esta red a donde estamos dirigiendo nuestra atención y sensibilidad. De alguna manera la Eco-Sí-Nuestra ha surgido del propósito de reconocer, reconectar y recuperar una relación simbiótica con toda la realidad que nos sostiene y toda la realidad que sostenemos.

Entonces la ecosinuestra no es exactamente un concepto sino más bien un propósito, una intención. Y como tal es algo vivo; prefijar sus contenidos sería continuar con la cultura discriminante que nos aleja de la realidad viviente, la misma que hace una separación entre medios y fines. Además, la primera persona del plural nos indica que es un propósito compartido y como tal era preciso que lo soñáramos juntos. A eso nos hemos dedicado en este IV Encuentro de la Espiral.

A través de dinámicas de facilitación de grupos, círculos de palabra y de la misma convivencia, hemos ensoñado una ecosinuestra que no se basa en la riqueza material sino en la riqueza relacional, en la calidad y la cualidad de los vínculos con todo lo que nos rodea. El proceso compartido nos ha permitido ir más allá de la teoría y experimentarla desde toda nuestra dimensión sensible para recibir una gran enseñanza: la cultura de la escasez en la que han medrado la competencia y la acumulación (bloqueo del flujo) surge en realidad de un vacío relacional. Estamos muy felices de contar que durante el encuentro hemos transmutado este el vacuum en un plenum y finalmente lo hemos celebrado juntos.

El calor humano es el combustible de la red. Se trata de una energía limpia y renovable, que se forma por generación espontánea en la convivencia y en el trasubo (o trabajo libre) por un propósito común ¡la energía libre existe!

 ¿Qué es la ecosinuestra y cómo podemos llegar a ella? Fue la pregunta que inspiró este cuarto encuentro. Para ayudarnos a responderla, invitamos a representantes de proyectos de monedas sociales, banca popular participativa, cooperativas integrales y otras redes inspiradas por y para un cambio profundo en nuestra manera de vivir la economía.

El puesto de mercadillo de la espiral bullía de actividad. Allí convertíamos riqueza particular en riqueza comunal, y mucha gente se "desvirgó" con el uso de monedas sociales. Fluyeron los Oseles, los Pumas y los Exmas.

La magia del proceso

Esta espiral se gesta en unos encuentros convivenciales e itinerantes a los que muy apropiadamente llamamos la matriz, donde acuden personas y colectivos que vamos sumándonos y en-red-dándonos a lo largo del proceso. Como estos encuentros no se realizan en torno a una sede ni a un grupo fijo de personas, se trata de una organización de estructura fluída y núcleo vacío. Al fin y al cabo como son las matrices en la naturaleza.

Y así fue en esta matriz que se ensoñó y gestó el gran encuentro, o encuentrazo, que acabamos de vivir. Se visionaron los propósitos de profundizar en el entendimiento y realización de la ecosinuestra y la abundancia. Y tras lanzar estos propósitos al universo, lo primero que nos encontramos fueron todas nuestras resistencias, todo lo que en nosotros impide u obstaculiza el cambio que soñamos. Miedos, desconfianzas, sentimientos de separación comenzaron a surgir en el grupo organizativo hasta el punto de que por momentos llegamos a creer que no iba a ser posible.

A lo largo del camino nos habían transmitido la sabiduría de que es en nuestros miedos donde encontraremos las enseñanzas más importantes. También la confianza y el reconocimiento del campo grupal como un organismo con su propia inteligencia. De esta manera vivimos la espiral como un proceso colectivo y creativo de aprendizaje, descubrimiento y evolución de la consciencia.

Y efectivamente, cuando nuestras resistencias se derritieron se transformaron en purito combustible para el entendimiento y el vínculo. El calor humano generado tras compartir un proceso colectivo tan vivo e intenso se manifestó como una fuente de energía inagotable, renovable, creadora, fértil y expansiva; que no se puede medir pero sí se puede sentir. Y el gran regalo de este encuentrazo fue precisamente el poder sentirlo. Ya estaba aquí la abundancia...
La dinámica de "La pecera" es una manera de activar la inteligencia colectiva propiciando la participación de todos de forma autorregulada y sin moderador.

El sureste lanza esporas

En el día álgido del encuentro nuestro equipazo de facilitadores facilitó una dinámica de empoderamiento colectivo: durante la mañana realizamos un café diálogo-backcasting en el que viajamos al año 2050 para ensoñar colectivamente la ecosinuestra, y por la tarde nos reunimos por grupos de proximidad geográfica para proponer pasos que pudieran acercarnos a este sueño.

Para esta segunda parte recurrimos a la dinámica de "La pecera", una manera de activar la inteligencia colectiva propiciando la participación de todos de forma autorregulada y sin moderador.
Tuvimos peceras murciana, alicantina, granaína, buenagueña e incluso una de Andalucía occidental desde la que se propuso el germen de una espiral Suroeste. En cada una de ellas se tendieron puentes y se abordó conjuntamente cómo facilitar el empoderamiento de las redes locales de cada lugar: Espacios de encuentro y convivencialidad, redes de recursos, cooperativas integrales... ¡seguimos en red dándonos!

Vivimos la espiral como un movimiento vivo, un proceso colectivo y creativo de aprendizaje, descubrimiento y evolución de la consciencia.

Gracias, gracias, gracias

Dejamos Caparacena con el grifo del corazón bien abierto. Decimos que estos encuentros son un chute de energía, pero la fuente de esta energía ya sabemos de donde viene. Esto ha sido una auténtica masa crítica de corazones que han resonado, se han atraído y se han abierto ¡¡gracias a tod@s y cada uno!!

Y un gracias muy especial a los anfitriones del encuentro, la comunidad Amalurra; es gracias a su Ecología emocional, el trabajo desde el que nos cuentan se sostiene su proyecto de vida compartido, que todo ha podido ocurrir como ha ocurrido. Muchas gracias a Fiare Granada, Osel Región de Murcia, Cooperativa Integral Valenciana y la Red Sostenible y Creativa y tod@s los que vienieron a compartirnos sus valiosas experiencias. Gracias a todas y a la vida en todo.

Ensoñación, planificación, acción y... celebración!!

Nuestro equipo de Guardianes de la piscina, velando esforzadamente por la cuidadanía.

La abundancia de la red:
Esto no son productos ¡son progustos!

 El transicionario es un juego de juegos de palabras que nos permite expresar y poner nombre al cambio que soñamos. Así han nacido la ecosinuestra, la cuidadanía, el trasubo y el en-red-damiento. Casi a diario nos continúan llegando palabras mágicas que nos inspiran para seguir cambiando juntos la realidad.

Vivimos la espiral como un movimiento vivo, un proceso colectivo y creativo de aprendizaje, descubrimiento y evolución de la consciencia.

Las abuelitas de Caparacena, regalándonos su luz y frescura

Agricultura regenerativa: No hay ecosinuestra posible sin una buena relación con nuestra Madre Tierra.

 La magia del teatro artivista aliñando la noche

¡Gracias Amalurra!